jueves, 13 de mayo de 2010

Un encuentro..y una despedida.

Nervios, tensión, timidez, angustia, ¿Cobardía?, tal vez.

Eso es lo que él sintió al verla por primera vez, nunca había tenido ese gusto, aunque si solían pasarse las horas muertas hablando por el chat o por aquel pequeño aparato con teclas. La verdad es que le importaba muy poco el nombre de aquel insignificante y absurdo instrumento que hacía que ellos pudiesen mantener el contacto, lo importante era eso, no dejar de hablar ni un solo día con ella..

Cuando la vio bajarse de aquel autobús, no sabía que sería lo primero que debería hacer.. y eso que se lo habría planeado como un millón de veces...pero ninguno de esos gestos que pensó hacer podían escapar de su cuerpo...ninguna de esas palabras que tanto repitió salían ahora de sus labios, tan solo la miraba. Y había algo que no comprendía... ¿Cómo una persona, podría llegar a ser tan guapa?

A los pocos segundos, empezaron las dudas..los miedos.. ¿Qué le habré parecido yo?, ¿Le pareceré interesante? ¿Guapo? ¿Feo? ¡Necesito que me diga algo ya!
Entonces ella, nerviosa, se acercó a él y le dio aquel abrazo que tanto habían soñado. Cuando tenía apoyada su barbilla en los hombros de el muchacho, le dijo con voz temblorosa:
-Por fin ha llegado el día, contaba las horas para poder abrazarte por primera vez, para poder tenerte frente a mí..
Aliviado le contestó:
-Siendo sincero, e de decirte que tenía miedo a tu reacción , a lo que pensaras de mí, por eso no me he acercado yo primero.. soy algo cobarde..esa es una de las cosas que olvidé decirte antes, cuando era más fácil articular palabra.

Los dos comenzaron a reír, se despegaron de aquel largo abrazo.. y a la vez, juntaron las manos.. se acercaron y se dieron un beso. Pero no uno cualquiera.. fue un beso tímido, y a la vez bastante bonito y expresivo.

Él no podía dar crédito a todo lo que estaba sucediendo..¿lo estaba viviendo de verdad o sería un sueño?.. y si le había besado.. sería porque le gustaba.. ¿no? No podía parar de replantearse preguntas, pensar y pensar.. pero ella permanecía allí, delante, esperando alguna palabra para romper aquel incómodo silencio.. Ninguno de los dos sabía que se podría hacer ahora, justo después de ese beso.
-Estás muy guapa, dijo él poniéndole fin a aquel silencio.
-Muchas gracias.. -contestó enrojecida- tu también lo estás.
-Gracias, pero tú siempre más-insistió y continuó-. Pensaba que nunca llegaría este día.. lo he soñado tantas veces..te reirás pero muchos de los días me he puesto frente al espejo y he ensayado tu llegada.. las palabras, el abrazo que al final no he podido darte, las preguntas, incluso las respuestas, también las he ensayado..
-Lo mío ha sido algo parecido.. estaba muerta de vergüenza y los nervios podían conmigo, así que decidí no pensarlo más y dejarme llevar.. y parece que eso a funcionado mejor que tu opción ¿no?
Juntos volvieron a reír.. y retomaron la conversación.
-Únicamente quería que todo fuera perfecto.. pero no sé ni porque me he esforzado, si teniéndote a ti todo saldría bien..
-Como sigas así, conseguirás hacerte más especial de lo que pensaba que podrías hacerte..
-Quiero ser lo máximo para ti..-Y aún con las mejillas coloradas, preguntó- ¿Vamos por allí y comienzo enseñándote mi pueblo?
-Vale.

Pasaron la tarde del sábado juntos, no se despegaron ni un solo instante.. charlaron, tomaron unos helados, pero lo que no dejaban de hacer era sonreir.. en sus caras se podía notar cierta felicidad.. esa que hacía que ese día se convirtiese en uno de los más especiales e importantes de su vida. La chica se quedó ese fin de semana allí..compartiéndolo todo, visitando aquel pueblo, que pronto pasaría a ser como su segundo hogar.. conociendo también a la familia de él, el que ahora oficialmente se había convertido en su chico.

La noche la pasó también junto a él y a su familia, pero sabía que en tan solo unas horas debía irse.. iba a convertirse en el momento más triste de todo el fin de semana..¿Cómo sería? Después de pasar un día a su lado, parecía como si estuviese acostumbrada a vivirlos todos con él..por eso presentía que aquella tarde se le haría realmente complicada.

Llegaron las 6 de la tarde del domingo, y tenía que tomar de nuevo el autobús, para después tomar el tren.. ese que ahora la llevaba de vuelta a su casa.. ese que a la misma vez, la separaría de quien en tan solo un día se había convertido en toda su vida.. Ninguno de los dos querían derramar ni una sola lágrima, pero sabían que eso que querían sería un imposible de lo más absurdo.
-Te voy a echar mucho de menos.. aún no te has ido y ya estoy deseando de volver a verte..
-Y yo, pero no quiero verte triste. Piensa que volveremos a nuestra rutina de siempre, hablaremos por teléfono y vía Internet, es más, podrías venir tú el algún día a conocer mi pueblo..
- No sé..
-¿No sabes? ¿Qué es lo que no sabes? Creo que me lo debes.
-Claro que si, iré.
-¿Cuándo?
-Pronto, muy pronto, te lo prometo.
-Te quiero.
-Yo... yo más.

Las lágrimas de ambos descendían por las mejillas al mismo tiempo que sus labios se chocaban.. ninguno de los dos podía imaginar que alguien se pudiera hacer tan importante en a penas tan poco tiempo.

Ella subió al autobús y algo confusa se sentó..lo miraba por el cristal al mismo tiempo que intentaba comprender porque existía aquel ridículo obstáculo al que todos llamaban distancia.. Pero no había manera de conseguir asimilarlo ¿Por qué entraba en juego en su relación? ¿Por qué todo era tan difícil?
Apresurada, le pidió al conductor que no se fuera, que esperara un momento..Necesitaba preguntarle algo muy importante a una persona especial..a la única persona especial de su vida.. éste accedió y la dejó bajar.

El chico no entendía nada..
-¿Qué haces? ¿Por qué te has bajado? ¿Te quedaras conmigo? ¿Para siempre?
-No, no.. tan solo quería pedirte algo antes de irme.
-..Pídeme lo que quieras-Dijo cabizbajo.
-Espérame, prométeme que lo harás, prométeme que irás de verdad a verme, que no me dejarás sola, que tendremos un futuro tú y yo..los dos..en común, que me querrás...
-Te esperaré siempre..no hace falta que te de ningún motivo ni ninguna razón, tan solo piénsalo, convéncete, créelo... estaré siempre aquí , siempre ¿Me oyes?..Iré a verte los lunes, los martes, los miércoles...todos los días si es preciso. Te prometo que nunca te voy a dejar sola, nunca lo estarás..y presta mucha atención..-Dijo mientras la miraba a los ojos..
-¿Si?
-Todos los días de mi vida te querré..todos. Incluso cuando ya no la tenga.. cuando ya no exista, cuando tan solo sea polvo...te seguiré queriendo.

Sonriendo y llorando a la vez, y aferrados a aquella estación, a aquel autobús y a aquellas palabras se fundieron en el último y más bonito de los besos que ninguno aún habría saboreado.

2 comentarios:

  1. Maldita seas.. :(

    ES MUY MUY MUY MUY MUYYY BONITO :)
    y mi atleti va perdiendo.. xD

    No acompaña la situación eh! jejej un bsillo wpa!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Álvaro! (:

    ..Y ahora tu Atleti a perdido..

    ResponderEliminar