sábado, 8 de mayo de 2010

Tentaciones, impulsos..Llámalo como quieras.

¿Alguna vez has sentido algún impulso raro? ¿De esos que no puedes controlar? ¿De esos que no piensas más de 3 segundos y te lanzas a hacerlo? ¿De esos que aún sabiendo que pueden acarrearte graves consecuencias, estas decidido/a ha hacerlo?..
Yo sí...lo he tenido hoy, no sé como ni por qué..pero he tenido la necesidad de llamar a tu antiguo movil con número privado, eso sí, y a pesar de pensar que ya habrías cambiado de número, he deseado con todas mis fuerzas tener suerte y volver a escucharte.. 65...... pii...pii..Dime?

Segundos interminables..creo que han sido los más largos de mi vida..y de nuevo he vuelto a escuchar tu voz.. ¡La echaba tanto de menos! Ojala pudiera hablar contigo aunque tan solo fuese como amigos.. Después de tanto tiempo sin escucharte he sentido como si el corazón me diera un vuelco y como si algún ser extraño se metiese dentro de mí y recorriese todo mi cuerpo... Tenía tantas ganas de volver ha hablarte..de echarme a llorar..de pedirte explicaciones de saber como estabas.. pero ya bastante había hecho con llamarte.. Creo que he hecho bien en permanecer callada.. tú nunca antes has dado el paso, ni te has preocupado por saber como estaba..¿como seguría yo después de todo lo que pasó? por eso me he preguntado porqué tendría que hablarte yo ahora.

Cuando he percibido que estabas al otro lado...cuando he podido oirte y he notado tu respiración, me ha gustado y me ha hecho feliz creer que sabrías que era yo la te llamaba... de hecho he notado tu voz como cuando antes lo hacías tú.. y por ello he querido arrancarme a saludarte, aunque por suerte, y costándome mucho, he sabido y podido controlarme. Tal vez no debí haberlo hecho, no debí haberte llamado nunca. Ya sufrí bastante. Pero necesitaba sentir lo que he sentido..necesitaba aclararme.. necesitaba saborear esa sensación rara pero verdadera, irremediable quizás..y lo peor de todo.. es que me exigia a mi misma, creerme como una ilusa que mi nombre saldría de tu boca sin a penas saber quien era la persona que te llamaba..

Después de esto, solo me gustaría que supieras lo feliz que me hiciste..lo que fuiste para mí y todo lo que llegué a quererte... Habría dado la vida por haberte dicho también que nunca imaginé que pudiera querer a una persona tanto como te quise a ti...pero todo se acaba, ya no siento ni mucho menos lo que antes sentía.. y ahora mi vida es otra..quizás al principio no me gustase tanto como antes, pero ahora si..ahora me gusta incluso más, porque puedo llegar a sentir lo que es que alguien se preocupe por mí..lo que significa que alguien me quiera..Me hubiera gustado contarte esto último y preguntarte si tú tienes la misma suerte.. saber si alguien te cuida y te entiende, intentar entender yo misma, los planes y proyectos de tu día a día, si los planeas con esa persona o simplemente no tienes a nadie especial a tu lado..conocer a que te dedicas ahora.. y comparar tu vida para ver si ha cambiado mucho desde que yo salí de ella.

Tamara Mª García

1 comentario:

  1. Me ha conmovido tu carta Tamara. Veo que tu expresión escrita mejora con cada nuevo artículo. Un saludo muy cordial.

    ResponderEliminar