lunes, 12 de julio de 2010

Hasta pronto.

Han sido días muy duros… días en los que te sentías mal y nosotros, tú familia, los que te queríamos y querremos siempre, tan solo podíamos llevarte al médico para que ellos pudieran hacer algo para salvarte… pero ni aún así ha podido ser.

Lo peor de todo ha sido esta ultima semana.. cuando tus fuerzas ya flaqueaban..cuando ya no podías apenas hablarnos…cuando no podías comer, ni respirar del todo bien… cuando te sentías débil y nosotros no podíamos hacer nada para remediarlo.. lo peor sin duda era saber y conocer que el final estaba muy próximo.

Has sido fuerte… siempre lo has sido… y por eso pensábamos que no podía pasar..que tú no podrías irte...que no nos abandonarías así tan de repente…que te quedarías un poco más con nosotros…con tu mujer..con tus hijas..con tus nietos…con todos los que te queríamos.
Pero por desgracia llegó el día… aquel día que tanto temíamos… el que no quería que llegase nunca… a las seis y medía de la mañana tú corazón dejo de latir…tus pulmones se cansaron de repartir oxígeno y tú respiración cada vez era más lenta y débil… tu vida se paro y a la vez la de todos nosotros que estábamos esperando tu pronta recuperación…pero ésta tardaba y tardaba....y nunca llegó..Hasta donde yo sé, creo que no sufriste mucho…que te marchaste sin apenas notar nada, y eso es lo que más me conforta ahora..

Te trajeron para velarte las últimas horas hasta darte el último adiós, momentos delicados para quienes estábamos a tu lado.. y sobretodo muy duros.
Ver tu cuerpo a través de un cristal no ha sido nada agradable…hablarte y no recibir respuestas..mirarte y no recibir miradas.. y esperar horas y horas para verte abrir los ojos, aunque sabíamos que sería algo difícil. Tu cuerpo yacía ya sin vida y todos seguíamos con esperanzas de verte otra vez caminando…sé que tú nos escuchabas…lo sé y lo presiento…por eso sé que ahora al menos estarás contento… tu mujer, no paraba de lamentarse y de reprocharte que porque la habías dejado tan sola…no te preocupes, esos reproches tan solo eran meras palabras..ella sabe que no puede ni podrá reprocharte nada…ha sido muy feliz a tu lado…todos lo hemos sido y por eso hemos estado ahí..contigo…pero sobretodo quédate tranquilo porque no estará sola, la cuidaremos como siempre la hemos cuidado, lo mejor que podamos...e intentaremos que se nos haga un poquito más fácil para todos.

No paro de darle vueltas a esos momentos...y es que parecía tan irreal.. pensaba que solo estabas durmiendo y que pronto volverías a despertarte…a llamarme…pero no ha sido así… transcurrió la tarde…transcurrió la noche..y todo seguía igual..lo único que cambiaba era la gente que no paraba de llegar… debes saber que eras y serás muy querido.. las lágrimas no cesaban..sabíamos que si abrieras los ojos te enfadarías por vernos así, tan tristes.. pero era mucha nostalgia la que sentíamos al verte..al mirarte..al recordar tantos y tan buenos momentos.
Y después de todas las horas mirándote e intentando entender porque había pasado todo esto, tocaba darte el último adiós, ahora si..ahora todo se había acabado..ahora sabíamos que después de esas dos horas como mucho, nunca más volveríamos a verte.. solo y tal vez dentro de unos años, volveríamos a encontrarnos contigo..cuando a nosotros también nos llegara la hora,cuando tuviéramos la muerte de frente… pero aún así no queríamos despedirnos, no queríamos que te fueras... pedíamos un poquito más de tu tiempo para nosotros..pero no han querido…no nos han dejado.. Tenías que irte...y esta vez para siempre.

Supongo que ya estarás con aquellos que tanto echabas de menos, y en parte por ello me alegro… me alegro de que te hayas vuelto a reunir con tus padres y con tus familiares a quién ya no podías ver hace tantísimos años.

Me consuela pensar que tus 89 años los has vivido bien..con algún problemilla, pero sin nada demasiado grave, hasta el final de tus días..has sido feliz y sobretodo nunca has estado solo.. que es lo que más importa.

A nosotros, ahora, únicamente nos queda esperar como he dicho anteriormente y echarte de menos como sé que lo haremos. Tú, mientras tanto, cuídanos desde allí arriba, desde donde quiera que estés…

Pase lo que pase, te quiero y te querré siempre.

Toda tu vida has sido muy valiente. Gracias por todo. Siempre te recordaremos


Abuelo, descansa en paz.

sábado, 10 de julio de 2010

Eres lo primero y lo último.

No quiero ir caminando mañana por la calle y girar la vista al ver ese banco..en el que hemos compartido tantos momentos juntos..No quiero tener que mirar hacia otro lado cuando pase por aquel rincón donde nos besamos por primera vez, ni quiero evitar pasear por el parque donde, muertos de vergüenza, hablamos a solas.. Tampoco quiero derramar una lágrima al mirar aquellos columpios donde tenemos esa foto que tanto me encanta... pero lo que más me dolería, de verdad, sería agachar la cabeza cuando te viera pasar por mi lado.. no quiero dejar de mirarte..de hablarte..de besarte..No quiero que todos esos momentos que hemos vivido…Algún día los tengamos que olvidar, desaparezcan así sin mas... y créeme que he intentado hacerme a la idea..he procurado valerme por mí misma..sin tu ayuda..sin tus palabras, sin tus miradas..sin tus gestos…sin nada tuyo. Pero ya no puedo… ahora ya es tarde..no logro vencer el miedo..no consigo ser nada sin ti… y solo me queda saber algo…


Únicamente quiero saber si lo que sientes por mi es tan fuerte como lo que yo llego a sentir por ti... Quiero también tener la seguridad de que cada día me vas a querer un poquito más, haciendo así que tenga algo de importancia en tu vida…y escuchar de tu boca que todo irá bien… que vas a estar ahí, a mi lado, siempre...Pero sobretodo quiero que me lo digas de corazón..que no sean palabras maquilladas para estar bien dos días. Entonces prometo hacerte más feliz el resto de los segundos que este a tu lado y a la vez olvidar todo lo que he puesto y pensado anteriormente.


De lo contrario, si todo esto no es así…si sabes que no podrás darme esa seguridad…si sabes que no sientes lo mismo que yo...que nunca podrás decirme que todo irá bien, o si tienes valor para mirarme a los ojos y decirme que no me quieres, por favor dímelo…y tan solo me iré sin nada más que decir… Déjame marchar para no volver a sufrir ninguno de los dos y nunca más te molestaré, lo prometo.